Skip to content

-25% en toda la tienda 💌 descuento automático

Cart

Your cart is empty

ABOUT PEACHY

San José del Cabo, Baja California Sur, México.

Peachy Lingerie es una marca mexicana de lencería sustentable éticamente confeccionada y diseñada por mí, Gabriela Patiño.

Me comprometo a crear prendas conscientes, hechas con materiales importados y nacionales que cumplen altos estándares de calidad y son amigables con el medio ambiente.

Trabajo bajo el término slow fashion, es decir, se diseñan y producen piezas en colecciones pequeñas. Las prendas se hacen al momento de recibir tu orden y de esta manera se asegura que el desperdicio textil sea de mínimo impacto. Además, es importante que cada pieza esté acompañada de tiempo y detalle. No vendo por vender, cada prenda tiene un propósito, por eso son especiales.

Peachy

El nombre viene del color del cielo y el sol que se refleja en el mar al amanecer cuando iba a meditar al mar. El color era aduraznado.

Pasaba por un proceso personal de cambios. Estaba dejando ir muchas cosas, entre esas patrones, relaciones, creencias, juicios y miedo. Y al ser este proyecto una catarsis en mi feminidad y sexualidad decidí ponerle Peachy. 

El nombre y todo el proceso de aprender a coser, selección de proveedores, materiales, diseño y creación comenzó en el 2018. Después de mucho corazón y trabajo, la marca tiene su primer lanzamiento en 2020.

Me inspiran los colores, texturas y formas que hay en San José del Cabo, ciudad donde nací. El verde de las plantas, el negro intenso de las noches, el azul y forma de las olas del mar y los destellos de color en un lugar tan desértico. 

Al ser una ciudad que está cerca del mar, la libre expresión del cuerpo es algo con lo que siempre crecí.

THE COMMITMENT

Creé Peachy Lingerie consciente de aportar un producto que fuera eco-responsable a la realidad textil de hoy en día sin comprometer el diseño. Transparente en todos sus procesos, desde la búsqueda de materiales, empaque y producción. 

Esta es la primera y única marca mexicana que usa encajes reciclados.

Conoce más

creativity

Me inspiro de mujeres, paletas de colores, texturas y situaciones de mi día a día. El diseño y funcionalidad de las prendas deben de ir de la mano para crear siluetas que te hagan sentir bien desde la primera capa sobre tu piel. 

No hay temporadas, las colecciones salen cuando la creatividad fluye. 

Descubre la creación y proceso de las colecciones

About me

Estudié Negocios Internacionales, tomé algunos cursos de costura y los complementé aprendiendo desde cero sobre los materiales, patronaje, tallas y todo lo referente a la lencería. Un mundo que me apasiona por la especial atención al detalle que tiene cada una de las prendas. 

Y aquí estoy hoy, con una marca que refleja todo lo que soy. 

---

Peachy nace de un proceso personal de autoconfianza, amor propio y de aceptarme tal y como soy. Todo comenzó en un tiempo en el que mi autoestima estaba baja, lo que estaba sucediendo a mi alrededor me hacía dudar de mi misma, no me gustaba mirarme en espejos de cuerpo completo, constantemente me comparaba con mujeres de las redes sociales y no hacía otra cosa que preguntarme que me hacía falta. Sentía que no tenía un poder interno, algo entre mi ser y yo, sentía que había un lado de mi que hacía falta conocer, aceptar, y reclamar como solamente mío. 

La lencería llegó a mi vida a cambiarme en muchos aspectos. A redefinirme, cuestionarme, valorarme, hacerme sentir suficiente, a disfrutarme y a amarme a mi misma. Sola. Me hizo ser consciente de todos los constructos sociales bajo los cuales había estado viviendo. Creía que por mi tipo de cuerpo o los defectos que tenía no podía encajar en los estándares de medidas, color, tamaños, etcétera. Por lo tanto, no era suficiente para el agrado de los demás. 

Yo soy suficiente. No me define el gusto de una persona, una revista, un medio, un like o una red social. 

Estando en un centro comercial, pasé por una tienda de lencería, trajes de baño y ropa de dormir, entré y me di una oportunidad. Escogí unas prendas solo para probar y cuando entré al probador lo que pasó después fue como magia.

Estaba ahí parada vulnerable, sola, con esa luz blanca de los probadores (que parece que se empeña en mostrar aún más esos detalles que no nos gustan) y me gusté. Me gustaba lo que veía, me gustaban mis defectos en ese encaje, me gustaba la piel que apretaba el elástico, el contraste que hacía el color. Me veía de frente, de lado, de espaldas y solo era yo para mí misma. No pensaba en nadie más. 

A partir de esto descubrí eso que sentía que me hacía falta. Reclamé y tomé como mía mi divinidad femenina, mía, mía. La que yo me inventé, la que yo creía adecuada para mi, la que me hacía feliz y me hacía sentir suficiente, completa, bonita. La que compartía conmigo misma, como un secreto para mi, como un poder especial que me hacía sentir diferente durante el día y mi vida.

Gabriela Patiño / Founder & Owner

Todo lo escrito y publicado en página web y redes sociales es Propiedad Intelectual de Peachy Lingerie®